Silke, la actriz con look alternativo que enamoró a una generación, ahora diseñadora de éxito

Silke se convertía en una musa del cine español en la década de los 90, cuando debutó en el cine. Pero un día decidió que la fama no era para ella

Silke saltaba a la fama con una estelar aparición en ‘¿Hola, estás sola?’, películas de Icíar Bollaín de 1995. Una jovencísima actriz que daba un soplo de aire fresco ala industria cinematográfica de nuestro país, debutaba en el cine al lado de Candela Peña, y tras éste rotundo éxito, Silke se quedó grabada en la retina de una generación.

Silke Hornillos Klein, hija de Pelayo Hornillos Fernández de Bobadilla, ilustre abogado de origen valenciano, y de una traductora alemana, dejaba los estudios en el último curso para comenzar un viaje espiritual y comercial a la India, donde incluso llegó a importar plata a nuestro país. Pero su hobby la llevó a recalar en el cine, y a partir de aquí, todo fueron laureles para ella. Silke, con su aspecto alternativo, su piercing en el labio inferior y su imagen arrolladora entre hippie y glamuroso, cautivó a los españoles: pertenecía a la generación X.

Los 90 fue una década plagada de cambios, de la generación X com espíritu alternativo, que buscaba algo más que la simple comodidad de casarse, tener hijos y dedicarse en cuerpo y alma a la rutina de un monótono trabajo. La generación x sabía lo que quería, y aunque en muchas ocasiones dudaban de su identidad, no querían llevar la misma vida, posiblemente, que también llevaron sus padres.

Se dice que fue la generación mejor preparada académicamente, y están en los cierto. A los jóvenes de la década de los 90 los movía el ansia de saber e ir más allá, por este motivo muchos realizaron tesis, doctorados, masters, o estudiaron 5 idiomas por inquietud y por las ganas de visitar lugares nuevos, alejados de sus aburridas ciudades o países.

Silke, diseñadora de moda, casa y con una hija

En la actualidad, tras saborear las mieles del éxito y protagonizar un anuncio de compresas Evax que ya ha pasado a la historia de la Publicidad, Silke decidía dar un paso atrás y dedicarse a su verdadera pasión en la que encontró un refugio de paz: la moda.

Afincada en Ibiza, Silke ahora es una mujer de 46 años, casada, con una hija y sabiendo muy bien lo que quiere. Entendió que la fama no estaba hecha para ella, pero no dejó la interpretación. Ha participando en proyectos de poca relevancia pero que para ella son suficientes para matar el ‘gusanillo’ de interpretar.

Silke es propietaria de la marca de complementos ‘Silke K Horn‘, enfocada en decorar al hombre y a la mujer con complementos hechos a mano que guardan todo el espíritu inconformista y bohemio de la Ibiza más salvaje.