¿Sufres retención de líquidos? ¿Qué alimentos debes evitar?

Si sufres retención de líquidos debes saber que existen alimentos que debes eliminar de tu dieta diaria, tal como el sodio.

La retención de líquidos se produce cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de una zona a otra. Según va avanzando el día, nos vamos hinchando como globos, y por la noche podemos incluso llegar a pesar dos o tres kilos de más.

No es una enfermedad, y lo podemos solucionar con la dieta adecuada. Afecta principalmente a las mujeres debido a las hormonas, a que tenemos la piel más delgada y menos masa muscular, somos más propensas a sufrir retención de líquidos, fundamentalmente en piernas y abdomen, y la mejor forma de combatirla es llevar una dieta equilibrada y un estilo de vida activo.

Alimentos que debes eliminar de tu dieta diaria

El principal aliado de la retención de líquidos es la sal (sodio). La OMS (Organización mundial de la Salud) recomienda reducir su consumo a 5 gramos/día (equivalente a una cucharadita de postre).

Las personas sanas con retención hídrica deben evitar los alimentos ricos en sodio como los frutos secos salados, embutidos, salchichas, salmón ahumado, cereales y, sobre todo, los alimentos precocinados y envasados. Hay que reducir al máximo las grasas saturadas, el alcohol, los fritos, los hidratos de carbono simples, bollería industrial, los refrescos con gas y los alimentos flatulentos.

Recomendaciones saludables para evitar retener líquidos

La sal se puede sustituir condimentando las comidas con pimienta, perejil, albahaca, tomillo, menta, etc. Se debe consumir principalmente alimentos ricos en potasio y agua, los que no contienen sal o la incluyen en baja o muy baja cantidad.

Son ricos en potasio las frutas y verduras, tubérculos, hortalizas y legumbres, lácteos, pescados, mariscos y carnes. Los vegetales, además, tienen un alto contenido en agua, que ayuda al correcto funcionamiento de los riñones y a la formación de orina.

De ahí que en la dieta no puedan faltar: fresas, tomates, naranjas, kiwis, uvas, lechuga, plátanos, cocos, coles de Bruselas, brécol, patatas, setas, dátiles, lentejas, judías, almendras crudas, leche, yogur, merluza, pez espada, trucha, ternera, pollo, pavo, cerdo y cordero.

La clave: El correcto funcionamiento del intestino y beber agua

También debemos incluir en la dieta los alimentos ricos en Omega 3, que bajan la inflamación abdominal debida a los trastornos digestivos. Bacalao y salmón frescos, boquerones, sardinas, aceite de oliva virgen extra, nueces y aguacate. Hay alimentos específicamente diuréticos, como piña, sandía, melón, limón, manzana, pera, papaya y espárragos.

Es muy recomendable incluir en la dieta fibra, que mejora el tránsito intestinal y beber de 1,5 a 2 litros diarios de agua. Aunque parezca contradictorio, cuanta más agua recibe el organismo, más rápidamente puede eliminar las toxinas y líquidos acumulados.

Cuando el cuerpo detecta un nivel bajo de líquidos, ya sea porque no se haya ingerido suficiente o por haber abusado del sodio, activa un mecanismo de defensa y cierra las compuertas para retener todo el líquido necesario para mantener el equilibrio.

¿Sufres retención de líquidos? ¿Qué alimentos debes evitar?