Tamara Falcó en el punto de mira: Las veces que se ha saltado las normas anti-Covid-19

Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler y del recientemente falleció Carlo Falcó, se ha saltado las restricciones por el coronavirus, en reiteradas ocasiones

Tamara Falcó no solo es noticia por tener nueva pareja, Íñigo Onieva, por haber estrenado un piso de más de 1 millón de euros o por ser colaboradora de ‘El Hormiguero’. La hija de Isabel Preysler y del fallecido Carlos Falcó, ha saltado a los medios por haber sido vista saltándose las restricciones para evitar la propagación de Covid-19, en múltiples ocasiones.

Lo curioso de todo esto es que Carlos Falcó, Marqués de Griñón, fallecía a los 83 años de manera inesperada, el pasado 20 de marzo de 2020, tras haberse infectado con el SARS CoV-2. Aun así, Tamara parece no tomarse muy en serio la gravedad de una pandemia mundial que ya se ha cobrado la vida de casi 2 millones de personas.

La joven ganadora de ‘MasterChef Celebrity 4′, ha tenido que pedir disculpas en varias ocasiones por su despreocupado comportamiento. En la Comunidad de Madrid, se han impuesto medidas drásticas para frenar una tercera ola que ya se encuentra a las puertas de nuestro país. En zonas donde la incidencia era más acuciante, se impusieron medidas restrictivas como el confinamiento perimetral. Sólo se permitía salir de la zona a las personas que justificaran sus movimientos, como para ir al medico, cuidar a un familiar que esté enfermo, o ir a comprar a la farmacia o supermercado.

Las reiteradas veces que Tamara Falcó se ha saltado las normas anti Covid para su propio beneficio

Pero Tamara ha demostrado que las normas no se hicieron para ella. Como no podía ser de otra manera, Íñigo Onieva, novio de la hermana de Ana Boyer, reside en la exclusiva y lujos zona de La Moraleja, lugar que también estuvo confinado de manera perimetral. Esto no fue impedimento para Tamara, quien pudo ser vista saliendo de esta lujosa urbanización.

Y es que visitar a tu pareja no es motivo para salir de casa en pleno confinamiento y tampoco lo es acudir a un restaurante si la zona en la que resides se encuentra cercada por las autoridades sanitarias. La Marquesa de Griñón ha sido motivo de numerosas críticas por estas últimas infracciones por las que tuvo que pedir perdón de manera pública en el programa donde colabora, ‘El Hormiguero‘. Aseguró entonces, poniendo como excusa, que las normas en Madrid cambiaban de un día para otro, y desconocía que La Moraleja estuviera confinada.

Pero Tamara ya hizo de las suyas el pasado mes de julio, en pleno verano. Los paparazzis la captaron paseando por la calle sin llevar la mascarilla que encones ya era obligatoria por ley.

Toque de queda, vacaciones en Ronda y viaje a Alicante en pleno confinamiento perimetral

Lo cierto es que no deja de sorprendernos la capacidad de algunos famosos para saltarse las normas y presumir  de ello sin ningún tipo de pudor. En una de las ‘pilladas’ por los paparazzis, Tamara esperó pacientemente a que llegara el toque de queda para abandonar la casa de su novio en La Moraleja, ya que pensaba que no iba a haber nadie que la estuviera esperando. Craso error porque los paparazzis sí pueden estar en la calle en pleno horario restrictivo porque se encuentran ejerciendo su derecho al trabajo.

Pero no sólo trató despistar a los periodistas con movimientos absurdos. También presumió en redes sociales, en pleno diciembre y con la amenaza de la tercera ola, de una escapada a Ronda, Málaga, para visitar la finca de unos amigos. Algo totalmente prohibido debido ya que la gran mayoría de Comunidades Autónomas estaban cerradas perimetralmente.

No contenta con esto, en plenas fiestas navideñas y con la Comunidad valenciana cerrada debido al aumento de los contagios, ésta se trasladaba a Alicante para someterse a un exclusivo tratamiento de belleza. En esta ocasión ella achacó este viaje a que era totalmente justificado ya que se trata de un centro médico y tenía los permisos correspondientes. Una vez más, Tamara Falcó parece estar por encima de las leyes y de las restricciones por coronavirus.