Tamara Gorro muy feliz por que su marido Ezequiel Garay ha superado el coronavirus, pero algo ha empañado esa felicidad

La influencer ha pasado de la felicidad total por la recuperación de su marido por el COVID-19 a la más profunda tristeza por algo que ha ocurrido

Tamara Gorro se encuentra feliz porque su marido Ezequiel Garay ha superado el coronavirus, pero ha ocurrido algo que ha empañado su felicidad. La reina de la positividad y el buen rollo de las redes se encuentra triste por algo que le ha pasado.

Una noticia que por lo visto le llega a la ex tronista justo en el momento en el que debería estar muy feliz por la rápida recuperación de su marido el futbolista del Valencia, el cual por fin ha dejado atrás al maldito virus, después de estar 15 días aislado de su mujer y sus dos hijos.

No obstante la youtuber lejos de mostrarse muy feliz, está pasando por un momento de auténtico bajón que ha preocupado muchísimo a todos sus seguidores. Han sido tantos los mensajes de sus fanáticos, que a la joven no le ha quedado más remedio que explicarles el motivo de su tristeza…

“La noche del domingo comencé a encontrarme mal, ayer no podía tenerme en pie y hoy tampoco. Muy cansada y la sensación de falta de aire, como si tuviera ansiedad”, manifestaba Tamara junto a una foto en la que aparece bastante seria y triste.

El síntoma de la falta de aire ha despertado la alarma entre sus seguidores quienes han recomendado a la modelo que tomara su temperatura corporal, ya que ha estado expuesta a que su marido la haya infectado, cuando éste padecía el coronavirus.

Tamara Gorro explica que va a descansar un tiempo para ver como va evolucionando y tomar decisiones

La ex viceversa no entiende muy bien que le está ocurriendo, pero lo que sí tiene bastante claro es que su cuerpo le pide descanso: “Quizás el encierro de estos días y toda la situación provocó angustia. Ni idea, pero lo que voy a hacer es lo siguiente: tranquilizarme, dar el descanso que el cuerpo me pide e ir viendo mi evolución”, concluía una Gorro a la que no estamos acostumbrados a ver.

Tamara Gorro está feliz porque Ezequiel Garay superó el coronavirus, pero algo ha empañado esa felicidad