Suso Álvarez en Viva la vida

El empresario Pedro Solá se puso en contacto con el programa, cuando en el se recordaba la dura infancia de su pareja

De tensos se pueden calificar los momentos que se vivieron ayer sábado en ‘Viva la vida‘, programa que presenta la periodista vasca Emma García. La llamada telefónica de Pedro Solá -pareja de Elena Rodríguez– al programa, acabó en instantes de tensión entre el empresario, Suso Álvarez y la propia presentadora.

Todo comenzó cuando en el programa de las tardes de los fines de semanas de Telecinco, se recordó el duro testimonio que reveló Elena sobre su infancia el pasado martes en ‘El Puente de las emociones’ de Honduras.

En un momento de la conversación entre los colaboradores, la presentadora Emma García daba pasado a una llamada de la pareja de la actual concursante de ‘Supervivientes 2020’, Pedro Solá.

El empresario se ponía en contacto con el programa, tras haber escuchado algo dicho por Suso con lo que no estaba de acuerdo.

Momentos tensos entre el empresario, y Suso Álvarez y Emma García

El empresario afirmó que aunque no esta viendo el programa, alguien le había comentado lo que se había dicho en el. Solá indicó que había llamado para dirigirse al colaborador Suso, por un comentario que este había dicho:

“Ha habido un comentario que ha hecho Suso y le quiero decir que hay determinados melones que a nadie le conviene abrir. Lo único que va a generar es mucho dolor a los hijos que tiene en común Jesús Molinero”. 

Solá recordó que Hugo Sierra había dicho en la Palapa, que Jesús Molinero -exmarido de Elena Rodríguez- destaparía quién era realmente Elena”.

En la conversación entre Solá y Suso se vivieron momentos tensos, como cuando el colaborador se dirigió al empresario diciendo “Mira, Pedro…”. El empresario le cortaba diciendo “A mí llámame don Pedro o señor Solà”, mientras Suso tampoco se cortaba “Y a mí llámame señor Suso”.

Pero esos momentos de tensión no solo se vivieron entre empresario y colaborador. Solá también tuvo sus manos y sus menos con Emma García. La guipuzcoana ya le había preguntado al inicio ¿Estás enfadado o algo? ¿O eres así?” por que había entrado quejándose del ruido, a lo que Solá respondió “con los auriculares, era complicado seguir el ritmo de la charla”.

Al final de la llamada Emma le decía “Otro día te pido que entres más relajado”, mientras Solá le respondía “que esperaba que otro día no se solapase la gente hablando”.