El humorista y colaborador de ‘Zapeando’, continua con su vida junto a una joven empresaria alicantina

Tras cinco años de matrimonio la hija del ex futbolista Julio Alberto y campeona olímpica de tiro al vuelo, Carola Escámez, y el humorista y colaborador de televisión Miki Nadal, decidían divorciarse y poner punto y final a su vida en común.

Fue a mitad del mes de junio de 2019 cuando se conoció que el humorista y la deportista habían decidido poner fin a su matrimonio, tras casarse el 21 de junio del 2014.

Entre los motivos principales de ese divorcio, no poder superar la perdida del segundo hijo -tienen una hija en común, Carmela- que esperaban en 2017. También la mala relación que el comediante tenía con su suegra Carmen Escámez, y que provocó un distanciamiento entre madre e hija.

La mala relación entre Nadal y la madre de Carola estuvo plagada de insultos entre ambos. Incluso Carmen llegó a denunciar a su hija y a Miki Nadal, porque no le dejaban ver a su nieta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Miki Nadal (@nadalmiki) el

El humorista pasa página tras el divorcio con una empresaria alicantina

Tras un complicado y tormentoso divorcio, Carola Escámez rehízo su vida junto a Roberto Martín, su entrenador personal y al que ya conocía desde hace unos años. Ahora es el humorista y colaborador de televisión el que ha decidido pasar página de forma definitiva, tras iniciar una relación con una empresaria alicantina.

La nueva pareja del comediante se llama Helena Aldea. Esta joven alicantina es co propietaria con su hermana Ángeles de un negocio de ropa llamado Capriche, ubicado en el centro de Alicante.

Curiosamente una de las compañeras habituales de Nadal en LaSexta, la madrileña Cristina Pedroche, es una de las clientas de la tienda junto a otras famosas como la actriz asturiana Paula Echevarría o la cantante catalana Mónica Naranjo.