Tremendo cabreo de Lydia Lozano en 'Sálvame Diario' durante la publicidad

La colaboradora pierde los nervios en el programa tras una indirecta de Kiko Hernández

La gran discusión que mantuvieron la colaboradoras Lydia Lozano y Belén Rodríguez en ‘Sálvame Diario‘ esta semana’, aún sigue coleando. El culpable de que el tema no pasara página definitivamente ayer es otro de los colaboradores, Kiko Hernández.

El pasado miércoles las dos compañeras y amigas tuvieron una fuerte discusión en el programa. Belén Ro acusó a Lydia de “delincuente cibérnetica”, por permitir que miembros de un club de fans que lleva el nombre de esta ultima la insultaran a través de Twitter.

Lydia acabó entre lágrimas y muy afectada por lo que le había dicho Belén. Por ese motivo y tras una indirecta de Kiko en el programa de ayer, Lydia se cogió un cabreo monumental.

Kiko afirmaba ayer que el programa era capaz de obrar milagros porque conseguía que Lydia y Belén hablaran entre ellas, cuando no se dirigen la palabra detrás de las cámaras: “No se han hablado en todo el día”.

Lydia respondía diciendo que eso no era así. Ha querido explicar porque en esta ocasión llegaba menos efusiva al programa tal y como afirmaban sus compañeros: “Solo he dormido tres horas porque me enganché a la gala”.

Tremendo cabreo de Lydia Lozano en 'Sálvame Diario' durante la publicidad

Mientras seguía ofreciendo argumentos para explicar porque no venía con la misma alegría de siempre, desde la dirección del programa le han querido gastar una broma poniendo de fondo sonidos de ronquidos.

A Lydia no le gustó nada la broma y terminó por perder los nervios mientras decía:

“No sé porque ponéis este tema y luego ponéis ronquidos como que estoy aburriendo a la audiencia. ¡Pues no saquéis el puñetero tema!”.

Al ver como se estaba cabreando la colaboradora, la presentadora Carlota Corredera optó por dar paso a la publicidad. Al regresar, Carlota ha revelado que Lydia ha continuado muy cabreada durante la publicidad.

Lydia ha explicado después que lo que le ha cabreado de verdad, era que hubieran sacado el mismo tema y que afirmaran que estaba enfadada.