Trucos para que tu bronceado dure más tiempo

Si tus vacaciones ya se están terminado y quieres saber cómo hacer para que bronceado dure más tiempo, tenemos la solución

¿Se acaban tus vacaciones, pero quieres mantener mucho más tiempo tu bronceado?. Te explicamos cómo lograr que dure más ese bonito tono que has conseguido este verano.

Todas soñamos con una piel dorada que dure más tiempo tras las merecidas vacaciones de verano. Después de la incorporación a nuestra rutina laboral, comprobamos, con bastante resignación, cómo nuestro bronceado va paulatinamente desapareciendo. Siempre bien protegida con adecuados fotoprotectores solares, han sido muchas horas las que has estado en la playa y la piscina para conseguir ese tono tan favorecedor.

Si conseguimos que el tono caramelo nos acompañe unas semanas más, ahora que hemos regresado a la ciudad, nos veremos más guapas, haciendo que la vuelta a la rutina sea más llevadera. Una buena hidratación en la piel, una correcta alimentación, aparte de los tratamientos en cabina más novedosos, y sin olvidar los cosméticos de alto rendimiento, te ayudarán a prolongar ese moreno saludable por más tiempo sin necesidad de recurrir a los rayos UVA.

MANTENER LA TASA DE HIDRATACIÓN: Lo primero y más importante es apostar por una buena rutina de hidratación tanto durante como después de las vacaciones. Una piel bien hidratada evitará escamaciones, zonas resecas o que nos acabemos pelando.

Como broncearse conlleva una fuerte deshidratación, recurre a cremas ultrahidratantes enriquecidas con fórmulas con vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, fundamentales para mantener la cantidad necesaria de agua en la epidermis. Es imprescindible beber entre 2 y 2,5 litros de líquidos a lo largo del día. Puedes recurrir a zumos y refrescos para salir de la monotonía.

EXFOLIACIÓN: SUAVE Y NO AGRESIVA Frente a la teoría de que atenúa el bronceado, ésta nos ayuda a mantenerlo por más tiempo.Esta limpieza elimina las células muertas que no sirven para nada salvo para ensuciar la tez y dar un aspecto rugoso a la piel. Los exfoliantes suaves nos ayudarán a regenerar la piel con un tono más uniforme y duradero. Hazlo 2 días después de regresar de vacaciones, y después, cada 10.

CREMAS, LECHES Y NUTRICOSMÉTICA Importantes son también las leches post solares y la nutricosmética. Las cremas untuosas calman, refrescan y reestructuran la epidermis dañada. Alivian la piel, dejándola más flexible para recuperarse del daño solar. Las cápsulas que nos preparan para el bronceado permiten prolongar su duración. Continúa utilizándolas hasta dos semanas después de la vuelta. Las pastillas incluyen betacarotenos, que estimulan la producción de melanina.

TRATAMIENTOS EN CABINA: Los activos más potentes se unen con la aparotología más innovadora para unos exclusivos protocolos en cabina que te permiten alargar, hasta casi más de dos semanas, tu bronceado y presumir en la oficina.

OXIGEN: Los planes post solares personalizados de este centro cuentan con la potencia antioxidante de activos vegetales, fundamentalmente de frutas, que, trabajados con la aparatología, consiguen eficaces resultados. Además, su tratamiento facial, apto para todo tipo de pieles a partir de los 35, logra un efecto reafirmante y regenerante que aumenta la síntesis de colágeno y aumenta la circulación sanguínea.

BRONCEADO ECOLÓGICO: En tan solo una sesión de 15 minutos, consigue un bronceado homogéneo que se adapta a cualquier fototipo gracias a su fórmula orgánica a base de extractos botánicos, respetando el equilibrio de la piel con una pulverización aerográfica de precisión. Un tono uniforme que puedes mantener hasta 10 días después de tu regreso vacacional.

Una buena dieta, esencial para mantener bronceada la piel tras las vacaciones

La dieta es, otra vez, nuestra aliada: las vitaminas y los carotenos aumentan la síntesis de la melanina.

SELENIO: presente en carnes, mariscos y alimentos ricos en proteínas. Protege la piel de las quemaduras solares.

BETACAROTENOS: estos pigmentos naturales, presentes en la mayoría de los vegetales (berenjenas, zanahorias…), activan la melanina y los antiradicales libres.

VITAMINA A: previene el cáncer cutáneo, favorece la cicatrización y la regeneración celular de la piel. El aceite de bacalao y el huevo son sus principales fuentes

VITAMINA C: previene el envejecimiento cutáneo, y está presente en la mayoría de cítricos, espinacas y tomates.

VITAMINA E: la encuentras en las nueces, la yema de huevo y la mantequilla. Te ayuda a prevenir el envejecimiento y mejorar la tolerancia de la piel al sol.