periodista de Sálvame

El reportero de Mediaset llevaba 50 días trabajando desde casa y ayer regresó a la calle

Alucinado y con algunas lágrimas en los ojos quedó ayer el periodista del programa ‘Sálvame‘, José Antonio León, tras regresar a la calle por primera vez después de llevar cincuenta días trabajando desde casa.

Con la excepción de las islas Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa, el pasado lunes entró en vigor la Fase 0 de la desescalada, en todo el territorio español. Esta fase entre otras cosas, permite la salida para pasear en unos determinadas franjas horarias en función de la franja de edad.

Todo esto siempre respetando las medidas seguridad mínimas que se piden, para poder evitar posibles contagios por el coronavirus. Sin embargo hay personas que deben pensar que esta pandemia esta superada, a raíz de como se están comportando en este regreso progresivo a las calles.

Esto es algo que se pudo apreciar ayer en una conexión desde el programa ‘Sálvame’, con la ciudad de Córdoba.

El reportero de Telecinco alucina con el comportamiento de una señora

En esa conexión con la ciudad andaluza el reportero José Antonio León estaba informando de una noticia, cuando de repente una señora se le acercó para poder salir en cámara, rompiendo así la mínima distancia de seguridad por el coronavirus.

Esto obligó al periodista a dejar de dar la infornación que estaba dando, quien muy enfadado reprendió a la mujer “¿Se puede alejar, señora? Está a menos de un metro. Es que no hay responsabilidad”.

León se mostró indignado, alucinado y llegó incluso a soltar lágrimas ante la respuesta de parte de la sociedad ante algo tan serio como lo que estamos viviendo: “Estoy hasta agobiado por cómo las personas están infringiendo todo esto. Hasta me emociono de lo que está pasando. A la gente le da igual, le da igual”.

No hace falta decir que la situación que estamos viviendo en los últimos meses es grave, y que si no respetamos las medidas contra la pandemia del coronavirus podríamos tener rebrotes del Cobid-19. Por eso es necesario un ejercicio de conciencia y responsabilidad individual por parte de todos.