El colaborador se derrumba en pleno directo y revela que no esta pasando por su mejor momento

Lo que comenzó con una broma realizada por Kiko Hernández al colaborador Víctor Sandoval, acabó convirtiéndose en una dura confesión y en un momento muy difícil para el periodista, presentador y colaborador madrileño de 53 años.

Tal y como él mismo confesaba ayer en el programa ‘Sálvame‘, Víctor Sandoval no esta atravesando ahora mismo por uno de los mejores momentos de su vida. Para Sandoval este 2020 se ha convertido en un año completamente nefasto, ya que por desgracia ha perdido a sus padres.

El colaborador de Telecinco perdió a su padre el 26 de febrero, mientras que su madre fallecía el pasado 2 de mayo. Tal y como él mismo confesaba, en apenas tres meses ha perdido a los dos.

Pero para llegar a ese momento en el que Sandoval se derrumbaba antes su compañeros y los espectadores, hubo un detonante. Una broma que le gastó Kiko Hernández, en la que este último le decía a Sandoval que hablaba menos que Chelo García Cortés.

Meses difíciles para el colaborador madrileño

Al ver la reacción de enojo del colaborador madrileño, y tras notar que detrás de ese enfado había algo mas, Kiko le pidió a Víctor que se sentara con él en un lugar mas alejado del resto de sus compañeros.

Allí Sandoval indicó que en estos momentos se siente completamente desplazado en el programa: “Me veo ninguneado, no invisible. Que se te desprecie, que se te humille…”. El colaborador citó como ejemplo lo que pasó en ‘La última cena’, donde él y Terelu debían prepara la cena para el resto.

Aunque Sandoval dejó claro que el no sabe cocinar, si se sintió muy molesto porque a pesar de intentar aportar su granito de arena solo se hablaba de “la cena de Terelu”. Pero ya en lágrimas, el colaborador confesaba cual era el motivo principal por el que se le veía triste y derrumbado

“Cambio de casa, vengo aquí y se me mueren los padres. Estoy tomando pastillas para relajarme. Caigo en una tristeza que no es normal”.

Al ver la dura confesión de su compañero, Kiko le decía “Te quiero muchísimo. Para mí eres un imprescindible, en mi trabajo y en mi vida”.