Victoria Federica vuelve a poner en jaque a la Infanta Elena y a Casa Real

Victoria Federica de Marichalar y Borbón, hija de la Infanta Elena y de Jaime de Marichalar, ha vuelto a poner en evidencia a Casa Real con su irresponsable actitud frente al pandemia de coronavirus

Victoria Federica, o como la conocen en su círculo, Vic, ha vuelto a poner en un brete a su madre, la infanta Elena, y a Casa Real, con su actitud de niña rebelde que sólo le importa su disfrute. Lo cierto es que la pandemia de Covid-19 es encuentra en un punto muy peligroso en todo el mundo, sobre todo en Europa, donde ya países como Francia o Reino Unido, han decidido confinar a su población debido a los masivos contagios y a la presión hospitalaria.

En nuestro país la cosa no está para tirar cohetes, con casi todas las comunidades en confinamiento perimétrico y la amenaza de un confinamiento domiciliario si las cifras no mejoran.

Las revueltas violentas de los últimos días en Barcelona, Madrid, Logroño o Burgos, han dejado al descubierto el malestar de las restricciones en España, por parte del sector juvenil más radical de nuestra sociedad. Un punto de inflexión que debería tener en cuenta el Gobierno, a la hora de decretar medidas de restricción a cuentagotas y nada resolutivas.

La relajación por parte de los más jóvenes, está suponiendo un verdadero problema a la hora de controlar la propagación del virus. Las fiestas ilegales, las quedadas con amigos, o las salidas nocturnas, se han convertido en el escenario idóneo para que el SARS CoV-2 campe a sus anchas.

Victoria Federica, otra vez en el punto de mira de la prensa por saltarse las medidas de seguridad del SARS CoV-2

Una de las jóvenes famosas o ‘Royal‘ que también se ha dejado ver en la noche madrileña, ha sido la hija fiestera de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar, Victoria Federica, quien ya había jugado al escondite con las medidas de seguridad impuestas en el primer confinamiento del pasado mes de marzo.

Vic fue captada por Europa Press hace solo unos días, en una fiesta en la que no se respetaron las medidas impuestas en esta comunidad. Victoria se dejaba ver con unos amigos en un fiesta en la que se saltaron a la torera el máximo numero de personas reunidas, la distancia social, o el uso de mascarillas obligatorio.

No contenta con dejar en jaque de nuevo a su madre y a Casa Real en general, Vic fue nuevamente captada a al luz del día, a las puertas de la Universidad en la que estudia, volviendo a protagonizar una temeridad. La joven decidía retirarse la mascarilla obligatoria y saludar a unos compañeros con abrazos, sin respetar tampoco la distancia social.