La hija de la Infanta Elena, Victoria Federica y Jorge Bárcenas, el joven DJ que ha conquistado su corazón, se encuentran aún en Jaén

La hija de la Infanta Elena, Victoria Federica, y su joven novio de profesión DJ, Jorge Bárcenas, aún no han podido regresar a Madrid, comunidad donde residen. La sobrina de Felipe VI y algunos amigos, entre los que se encuentra el propietario de la Finca donde se han alojado durante la cuarentena en Villacarrillo, recalaban en esta zona tras decretarse el estado de alarma, el pasado 14 de marzo.

Muchos fueron los que criticaron la posible irresponsabilidad de haber viajado desde Madrid, uno de los epicentros del SARS CoV-2,, hasta esta localidad andaluza. Más tarde hubo voces que aseguraron que la pandilla de jóvenes les había pillado el decreto de confinamiento en dicho lugar donde hasta día de hoy, se encuentran.

A través de Instagram hemos podido saber cómo está viviendo la nieta del rey emérito Don Juan Carlos, esta cuarentena que ya toca a su fin, alejada de su familia, de su madre, Elena, y de su padre, Jaime de Marichalar. Jorge ha sido el más activo en redes sociales, compartiendo imágenes de su buen hacer en los fogones o de su destreza en los platos de DJ.

Victoria Federica y Jorge Bárcenas: cuento de hadas en plena naturaleza

Victoria Federica y Jorge Bárcenas: Amor en plena naturaleza

Y es que si en esta cuarentena a muchas parejas les ha pasado factura la dura convivencia, lo cierto es que hay otras que han afianzado su relación, tras haber estado nada menos que 24 horas al día durante algo más de dos meses.

Hs sido el caso de ‘Vic’ y de Jorge, quienes comenzaba su relación el pasado verano, tras conocerse en el famoso festival ‘Starlite‘ de Marbella, donde acuden todos los años multitud de famosos. Desde que coincidieron en este macro evento, han sido muchas la veces que los hemos podido ver juntos en discotecas o centro de ocio, donde han dado muestras de su amor.

En la última publicaciones de uno de sus compañeros con quien comparte cortijo y cuarentena, los hemos podido ver juntos, haciendo treking por los idilios paisajes de VIllacariilo, donde han disfruta de la amistad y el amor en plena naturaleza. Un auténtico cuento de hadas, sin obviamos la pandemia que aún sigue azotando a buena parte del mundo.