La famosa Influencer salida del Universo de ‘MYHYV’ ha confesado en su canal de Mtmad, que ha vuelto a recaer en un desorden alimenticio

Violeta Mangriñán se abría en canal hace meses, tras confesar que había padecido anorexia hace años cuando comenzaba a ser famosa. Fue en su canal de Mtmad, donde la ex tronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa‘ no dudó en compartir con sus numerosos seguidores, un de sus etapas más duras que ha vivido, llegando a comer sólo una manzana al día para no engordar.

Hace 4 años que hizo su aparición en televisión y esto se tornó en un auténtico calvario para su dolencia mental. No podía verse en la televisión porque veía su imagen muy distorsionada y nada acorde con la realidad. La joven llegó a asegurar que en una salida con amigas ingirió un snack de patata y se sintió tan culpable que pasó horas en el gimnasio para poder quemar el exceso de calorías, según su propio criterio.

La joven confesaba hace poco que un enfermo de anorexia nunca llega a curarse del todo y que las recaídas son muy habituales. Hace solo unos dias sorprendía y preocupaba a sus seguidores al reconocer que había recaído en la anorexia, admitiendo que ya ha tomado cartas en el asunto y ha vuelto a recurrir a un profesional: “He buscado ayuda, una psiquiatra especializada en TCA”

Violeta Mangriñán ya ha recurrido a ayuda profesional y al apoyo de su amiga, Marta López Álamo, novia de Kiko Matamoros, quien también sufrió anorexia siendo una adolescente

Su mayor problema reside, no en los días en los que ella controla su dieta e ingiere alimentos que mantengan a raya su peso, sino los días en los que se excede con la comida y come alimentos fuera de su ruina normal de alimentación, como por ejemplo un helado, pizza, o cualquier otro alimentos con más calorías de lo que habitualmente consume: “Me siento tan culpable que me quedo 2 o 3 días sin comer”

Además de estar ya en manos de una psiquiatra, Violeta ha buscado ayuda y apoyo en otra persona que ha pasado por lo mismo, la Influencer y novia de Kiko Matamoros, Marta López Álamo: “Necesito hablar con gente que de verdad me entienda. La tengo martirizada pero me está ayudando muchísimo”