José Antonio Avilés ha vuelto a sacar de quicio a Emma García, quien sólo lleva dos programas de ‘Viva la Vida’ desde que volviera de sus vacaciones estivales

José Antonio Avilés sigue con su dinámica de dejarse querer por sus compañeros. El joven no cesa de poner a prueba a Emma García, quien volvía hace dos semanas a su puesto de trabajo en ‘Viva la Vida’, tras su descanso estival.

En su vuelta a los estudios de Mediaset para volver a conducir el programa vespertino de Telecinco los fines de semana, Emma ya tuvo su primer encontronazo con el joven andaluz, quien parece poner a prueba la paciencia de sus ‘jefas’. Toñi Moreno, la sustituta de Emma García durante su ausencia, también tuvo que pararle los pies en varias ocasiones, e concluso echarlo del plató.

Emma, estallaba en su primer programa tras su regreso de vacaciones, porque José Antonio elevó la voz en repetidas ocasiones para imponer su opinión y su voz, algo que crispó los nervios y disgustó a Emma.

Emma vuelve a poner en su sitio a José Antonio Avilés, tras un berrinche propio de un niño

Durante el último programa de ‘Viva la Vida’, Avilés, sorprendentemente, llevaba un tiempo sin tomar la palabras y sin hacerme notar. Cuando Emma le requirió para que diera su opinión sobre un tema que se estaba tratando en el directo, éste soltaba un comentario irónico propio de un berrinche infantil:

Uy, por fin os acordáis de mí”, increpaba Avilés a los presentes en el plató, incluyendo a Emma Garcia. A ésta le cambió el semblante cuando el joven trataba de volver a imponerse con semejante comentario fuera de lugar. Muy seria y contundente, Emma le dejaba claro su posición en el programa: “si tienes una queja coges, hablas con dirección y lo aclaráis”.

El cabreo de Emma García con José Antonio Avilés

Muy cabreada, Emma casi perdía los papeles ante el infantilismo descarado del joven colaborador: “Parece un niño pequeño, tío, las quejas se las mandas a dirección”. No contenta con abroncarlo y tratar de poner orden en el programa que conduce, Emma le dejaba claro que no era santo de su devoción y tampoco se acordó de él durante su ausencia; “madre mía, que poco te he echado de menos estas vacaciones”

‘Viva la Vida’: Emma García al límite por culpa de José Antonio Avilés