El director de la escudería Mercedes-Benz lo califica de un “insulto” para los fabricantes

El director ejecutivo de la escudería alemana Mercedes, Toto Wolff, se ha posicionado en contra de permitir un sistema de convergencia de motores en la F1 a partir de la temporada que se celebrará en 2022.

El ex piloto austriaco de 48 años considera que la propuesta de la escudería Red Bull de congelar el desarrollo de motores, para que se le permita continuar con las unidades de potencia de Honda -la marca japonesa abandona la F1 en 2021-, es in “insulto” para los fabricantes y podría ser el “principio del fin” de la F1.

El director del equipo Red Bull, Christian Horner, sugirió el uso de un mecanismo de convergencia para equilibrar los niveles de rendimiento. Ferrari se opuso inicialmente a una congelación del desarrollo del motor, si la unidad de potencia de próxima generación de la F1 se introduce en 2025, o un año antes de lo previsto.

Sin embargo cambiaron de opinión durante esta semana, tal y como confirmó el Director de Equipo de la Scuderia Ferrari, Mattia Binotto.

Wolf considera que podría traer consecuencias nocivas para la Fórmula 1

Pero volviendo a la opinión de Toto Wolf, el austriaco considera que esa decisión podría traer consecuencias nocivas para la Fórmula 1:

“Creo que esto sería el principio del fin. La unidad de potencia no sólo se mide por la potencia máxima, sino que está sujeta a la manejabilidad, el peso, la refrigeración, e introducir una fórmula que se ajuste a todo no es posible y no es algo que Mercedes apoyaría”.

Wolff considera que la F1 debería mantenerse “muy lejos” de cualquier sistema destinado a equilibrar el nivel de rendimiento, ya que probablemente abriría la puerta a las unidades de potencia diseñadas con el único propósito de jugar con el sistema.