Zack Brown confía en que las nuevas reglas de F1 harán crecer a McLaren y aportaran igualdad en la parrilla

El nuevo reglamento técnico y económico abrirá una nueva era dentro de la Fórmula 1

La temporada de F1 programada para este 2021, abrirá sin duda una nueva era dentro del gran circo de las cuatro ruedas. Será el primer año en el que se aplicaran las nuevas reglas técnicas y económicas, con el objetivo final de conseguir paliar el daño económico provocado por el Covid-19 y encontrar un mayor equilibrio entre lo equipos de la parrilla.

La pandemia del coronavirus afectó y aún sigue haciendo a todos, de una forma nunca antes vista. Las consecuencias de esto se han notado sobre todo en el aspecto económico, afectando al mundo del deporte en general.

Tampoco la F1 se ha librado de ello, y los equipos también se han visto afectados en el terreno económico. Por eso este 2021 será primer año en la historia de la F1, en el que se regulen los gastos de los equipos, limitándolos a un tope presupuestario anual. Este se reducirá hasta llegar a los 145 millones de dólares (133 millones de euros).

Evolución de McLaren y mayor igualdad entre los equipos

Como ya señalamos, también habrá importantes cambios en el reglamento técnico, todo bajo el nuevo Acuerdo de la Concordia con el que se buscará una mayor igualdad entre los equipos de la F1. Sobre estas nuevas reglas técnicas y modificaciones en el presupuesto, habló recientemente el actual jefe de la escudería McLaren, Zak Brown.

El director general de la escudería británica se mostró confiado en que los cambios en la F1 favorecerán los puntos fuertes del equipo, además de hacer que la competitividad sea más equilibrada entre los equipos de la parrilla.

Brown se mostró entusiasmado por el hecho de que la mayor parte de la parrilla luchará, en un contexto de juego más equilibrado. Eso ofrecerá más oportunidades de que se den resultados sorprendentes, y muchas variaciones en los puestos de arriba.

McLaren ha tenido un ascenso constante en la F1 en los últimos años, terminando tercero en el campeonato de constructores del año pasado. La escudería británica quiere aprovechar este límite de presupuesto, para ser aún más competitivo en el futuro.

Mercedes, Ferrari y Red Bull se han visto obligados a recortar su gasto en la F1 de manera significativa, como resultado del límite presupuestario. Sin embargo la mayoría del resto de equipos ya han estado funcionando bajo ese nuevo límite.