PortadaEl BiomboFamososAlba Díaz, hija de Vicky Martín Berrocal, deja la descubierto la gran...

Alba Díaz, hija de Vicky Martín Berrocal, deja la descubierto la gran mentira de Instagram

La joven hija de Vicky Martin Berrocal y del diestro Manuel Díaz, se ha convertido en toda una Influencer en Instagram donde acumula más de 240.000 followers

Alba Díaz, hija de la diseñadora Vicky Martín Berrocal y del diestro, Manuel Díaz, ha logrado hacerse un hueco en el complicado mundo de las Influencers de Instagram.

Si bien aún se encuentra en ese momento en el que el número de seguidores parecen haberse estancado, todo parece indicar que es cuestión de tiempo que llegue a unos números que la catapulten al Olimpio de las Influencers más famosas de nuestro país.

Va camino de ello, pero mientras, la joven sigue creando contenido con sus outfits y looks, que enamoran a toda revista de moda. La joven aún se encuentra en plena etapa formativa y con 21 años ya ha estado viviendo en Nueva York, donde cursó un trimestre de su carrera, y en París, donde también completó alguna que otra asignatura.

Ahora estudia en el mismo prestigioso centro donde también acuden los nietos del rey Emértio, Victoria Federica y Felipe Juan Froilán, el College for International Studies (CIS), y también la aspirante a Influencer y ex novia de Froilán, Mar Torres.

Alba Díaz muestra la cruda realidad de la red social del momento, Instagram

Millones de personas visitan a diario la red social Instagram, entre ellos jóvenes de todo el mundo que tienen como referentes de belleza a muchos y muchas Influencers que parecen ser perfectos y perfectas en todos los aspectos.

Pero ¿y si te decimos que no todo lo que brilla en Instagram es oro? A estas alturas seguro que ya sabrás que no existe la perfección y que hay más de un truco para salir perfectos y perfectas en las fotografías que suben a sus perfiles. Con solo un click, podemos pasar de tener mala cara e imperfecciones a raudales, a parecer una modelo de Victoria’s Secret.

Los filtros de Instagram son usados en exceso y crean una falsa realidad que puede pasar factura a las personas con baja autoestima.

Más Noticias